¿Por qué haces lo que haces? Descubre tus necesidades primarias

¿Te has preguntado alguna vez por qué haces lo que haces?

Yo sí.

Siempre he sido muy curiosa respecto a la naturaleza humana. Cuántas veces me habré preguntado por qué esta persona actúa de este modo. Soy de ir a la raíz, a lo profundo, ¡qué le vamos a hacer!

Lo curioso, o quizá no tanto, es que he estado muchos años observando a los demás más que a mi misma. Afortunadamente, me di cuenta a tiempo, de que podía y debía auto-observarme. Hacerlo me ha permitido entender quién soy, aceptarme y comprender por qué actúo como lo hago, incluso a la hora de emprender.

Cuando entendemos lo que hay detrás de lo que hacemos, nuestra mirada cambia por completo y aquello que antes nos molestaba, irritaba, enfurecía empieza a desvanecerse.

Estoy segura de que habrás leído la frase «Cuando uno cambia, todo cambia» entre otras razones es porque cambia la interpretación que hacemos de lo que ocurre.

Todo lo que hacemos es para obtener placer o para huir del dolor

¿Cuáles son las necesidades que todas las personas tenemos y por qué es tan importante identificarlas?

Esencialmente, todo lo que hacemos es para obtener placer o para huir del dolor. Todo es para cubrir nuestras necesidades básicas. Necesidades que absolutamente todos tenemos, aunque cada uno a su manera.

Hay diferentes clasificaciones de las necesidades humanas, yo hoy voy a hablar de las 6 necesidades básicas humanas según el coaching estratégico.

Las 4 primeras se consideran materiales, las 2 últimas espirituales

Veamos cuáles son de forma breve:

1- SEGURIDAD: Todos queremos sentirnos seguros que podemos evitar el dolor y sentirnos cómodos en nuestro entorno. O al menos evitar el dolor. Esta necesidad tiene que ver con las sensación de «control», de conocer lo que va a ocurrir, de saber que tenemos comida, un techo, cierta estabilidad en diferentes áreas importantes para cada uno, etc.

¿Qué es lo que haces en tu vida para tener sensación de seguridad? ¿Tienes alguna postura o gesto que te haga sentir segura? ¿Alguna creencia que te de seguridad? 

2- VARIEDAD: Esta necesidad nos hace sentir vivos. Es intrínseca al ser humano, la vida es cambio y cambio es variedad. Tiene que ver con pasar de un estado a otro (ya sea físico, mental o emocional), poder elegir, enfrentarnos a retos y a nuevas aventuras.

¿Qué es lo que haces en tu vida para tener sensación de aventura? 

3- AMOR/CONEXIÓN: Todos necesitamos amor, hasta la persona más huraña, necesita amor. El amor es el estado más profundo de conexión con otra persona. El amor romántico es la búsqueda de amor y conexión con seguridad. Si no conseguimos este vínculo de amor con otras personas (familia, pareja, amigos) nos conformamos solo con conexión. (Pertenecer a una determinada tribu, club, grupo, comulgamos con un ideal,  un valor, un sentido de identidad)

¿De qué manera consigues conexión? ¿Lo haces dando o recibiendo o los dos? ¿Qué haces para recibir amor de los demás?

4- IMPORTANCIA: sentirnos únicos, especiales, importantes, necesitados, destacar del resto, sentir nuestra identidad.

Las personas buscamos sentirnos importantes a través del reconocimiento de otros y de nosotros mismos. Uno se puede sentir importante atendiendo a su familia, haciendo muy bien su trabajo, dando mucho al mundo a los demás, siendo inmensamente rico o renunciando a todo lo material.

Cuando nos sentimos insignificantes buscamos sentirnos importantes y que nos hagan caso, yendo a los extremos: éxito, logros, etc. o depresión, fracaso, victimización.

5- CRECIMIENTO: El crecimiento es la primera de las necesidades espirituales; forma parte de la vida misma.  En el momento que dejamos de crecer física, mental, emocional o espiritualmente, empezamos a morir.

6- CONTRIBUCIÓN: Tiene que ver con el propósito o misión de vida, con trascender las necesidades individuales y contribuir a los demás de alguna manera, sin esperar nada a cambio.

Es una de las necesidades que da significado a nuestras vidas y nos lleva a la realización y nos da felicidad.

Como ya imaginas, cada persona prioriza sus necesidades de forma distinta.

Dependiendo a qué dos necesidades le demos prioridad tendremos una vida u otra. La mayoría de las veces no somos conscientes de cuáles son nuestras mayores necesidades, pero TODO lo que hacemos («lo bueno y lo malo») es para satisfacerlas. 

La posición que ocupan nuestras necesidades explica porque actuamos como lo hacemos, lo que nos ayuda tanto a entendernos a nosotros mismos como a relacionarnos mejor con los demás.

Imaginemos dos personas aparentemente iguales, una de ellas tiene como primera necesidad la seguridad y en segunda posición el amor, la otra todo lo contrario.

¿Qué pasará cuándo tengan que tomar una decisión relacionada, por ejemplo, con el tema pareja?

La persona que tiene el amor en primera posición se lanzará sin dudarlo a la nueva aventura y si acaso luego ya verá cómo hacer para que ese amor sea duradero. La persona que tiene la necesidad de seguridad en primera posición, antes de lanzarse a la aventura, necesitará conocer bien a la persona para cerciorarse de que pude ser «La Persona» Probablemente además esta persona deberá ser alguien de su entorno o conocido de conocido. ¿Entiendes ahora porque cada persona actúa cómo actúa?

Si nos referimos al emprendimiento, qué pasará.

La persona que tiene en primera posición la necesidad de seguridad, tendrá un emprendimiento más lento porque necesita dar pequeños pasos para hasta afianzarse.

Si estás emprendiendo o desde lo más profundo de tu corazón sientes que lo quieres hacer y tu necesidad de seguridad está en primera posición, reconócelo, acéptalo, ábrete a ampliar tu zona de confort y correr algún «riesgo»y sobre todo jamás te compares con otras personas que quizá avancen más rápido. Ellas seguro no tienen en primera posición la necesidad de seguridad.

Cada uno tiene su camino y entender que es así es lo que nos permitirá disfrutarlo.

Solo reconociendo quién soy, dejando de intentar encajar en lo que me dicen o emulando a otros,  soy capaz de CONTRIBUIR dando lo mejor de mi. Te lo digo por experiencia propia. Es un aprendizaje que me ha costado sangre sudor y lágrimas, jajaja ¡pero qué liberador es comprenderse, aceptarse y amarse a uno mismo, por Dios!


Solo reconociendo quién soy, dejando de intentar encajar en lo que me dicen o emulando a otros,  soy capaz de CONTRIBUIR dando lo mejor de mi.

Estuve durante años, manteniendo mis problemas para justificar mi falta de acción en cosas que me daban miedo y así justificar mi parálisis. Creo que la mayoría de las personas hace lo mismo.

Los problemas, si te das cuenta, nos dan seguridad, conexión e importancia, sin embargo no nos dan crecimiento ni contribución. Necesitaba crecer y mi alma me pedía contribuir. Dejar de de poner el foco en mi, en lo que me faltaba y ponerlo en como podía ayudar a otras personas; abrirme a compartir mis experiencias y aprendizajes con la esperanza de que quizá tú te veas reflejada y pueda servirte de inspiración, es lo que me permitió pasar a la acción a pesar del miedo y la incertidumbre.


Dejar de de poner el foco en mi, es lo que me permitió pasar a la acción a pesar del miedo y la incertidumbre.


Ha sido un camino largo, no podía ser de otra manera. Ser honesta conmigo misma me ha permitido hacer un cambio profundo y duradero que necesariamente empezó por revisas la prioridad de mis necesidades. Tuve que ordenarlas para que estuvieran alineadas con mis sueños de lo contrario era imposible avanzar.

¿Como cubrimos nuestras necesidades?

Cada persona lo hace a su manera y como buenamente puede y no siempre de forma saludable. Recuerda lo que te comentaba antes de mantener los problemas. Podrías pensar ¿quién quiere problemas? y ya has visto que tener problemas tiene «sus ventajas»

Sí o sí. Consciente o inconscientemente. TODOS buscamos cubrir nuestras 6 necesidades.
La forma en que lo hagamos es lo que en coaching estratégico llamamos vehículos.
Existen diferentes clases de vehículos en función de cuatro criterios: ¿Me gusta? ¿Es bueno para mi? ¿Es bueno para los demás? ¿Es sostenible en el tiempo?

Voy a ponerte un ejemplo muy común. No sé si en algún momento de tu vida has fumado, yo sí 😔 por suerte hace años que lo dejé. Cuando empecé a  fumar era una adolescente que buscaba sentirme importante, mayor, interesante … El primer cigarrillo, te puedo asegurar que no me gustó y diría que los siguientes tampoco.

Fumar no era bueno para mí ni para los demás,  ni tampoco era sostenible en el tiempo. Sin embargo fumé durante  muchos años, ¿por qué?

Al principio ya te he contado para sentirme importante. Una vez enganchada, además cubría mi necesidad de seguridad. Yo sabía, con seguridad, que  si me fumaba un cigarrillo tendría determinadas sensaciones. Cubría también la necesidad de variedad, si estaba nerviosa un cigarrillo me calmaba. Fumar también me permitía  conectar con otras personas, por lo menos con los otros fumadores. Ya ves, fumar cubría por lo menos 4 de mis 6 necesidades.

Cuando un vehículo cubre más de 3 necesidades se convierte en una adicción.

Ahora no fumo y no por ello tengo sin cubrir mi necesidad de importancia, seguridad, variedad o conexión. Cambié los cigarillos por un mayor cuidado de mi salud. Yo era importante para mi y me quería cuidar. Empecé a hacer ejercicio, cuidar mi alimentación. Sabía con seguridad que si no fumaba me estaba queriendo a mi misma y cuidando y protegiendo a mis hijos.

Lo que quiero decir es que, encontré una nueva forma de cubrir mis necesidades que es buena para mi, para los  demás, es sostenible en el tiempo y además me gusta. Al principio, por supuesto, la disciplina de crear nuevos hábitos no me gustaba, pero ya está, están totalmente integrados.

Te invito a que descubras cuáles son tus dos necesidades prioritarias y cómo las estás cubriendo. Quizá te ayude pensar en los problemas que has tenido en los dos últimos años. ¿Qué necesidades cubrían? ¿Cómo las cubrías?

Y ahora sí, para acabar, si quieres transformar tu vida, si estás emprendiendo o te gustaría hacerlo  pregúntate qué necesidades debes poner en primera posición.

 

¡Ábrete a los cambios y ve a por tus sueños! Allí fuera hay alguien que necesita aquello que solo tú le puedes aportar.  Atrévete a compartirlo.

Si necesitas ayuda, aquí me tienes.

Un abrazo y disfruta tu día.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *